SOBRE LOS EFECTOS

DALE OXIGENO A TU VIDA...!

Desintoxica, Regenera y Nutre tus Células.


¿Qué pasa cuándo tomo O2?

La primera vez que tome O2, puede notar alguna forma de desintoxicación, como ir al baño más frecuentemente, en algunos casos, algo de náusea, ligeros dolores de cabeza e incluso diarrea.

Este proceso de desintoxicación sucede porque el organismo recibe de O2, un flujo constante de elementos esenciales para reconstruirse, de tal forma que la vitalidad se incrementa. Esto permite que nuestro cuerpo licue los desechos y toxinas acumulados que se habían alojado en los tejidos, células y órganos, por años; de tal forma que pueden ser eliminados de varias formas, como las flemas u otras mucosidades. Es importante pasar este proceso de desintoxicación, que dura de 1-7 días; ya que, aunque puede experimentar ciertos malestares durante el proceso, posteriormente experimentará nuevos niveles de vitalidad. Este proceso de desintoxicación también es conocido como “crisis de sanación”, ya que es una reacción repentina y aguda que surge por el fortalecimiento de la energía vital, que finalmente puede eliminar toxinas viejas y acumuladas. El uso regular del O2 ayudará al organismo a fortalecerse gradual y continuamente, así como a eliminar más y más toxinas acumuladas con el tiempo.

 

La “Ley de Curación de Hering”, nos aporta las diferencias especificas entre “sanación” y “enfermedad”.

El famoso homeópata, Constantine Hering, hizo clara la diferencia entre los síntomas de una crisis de enfermedad y los de una crisis de sanación. Desafortunadamente, debido a la ignorancia, confundimos los procesos de sanación con los de enfermedad y los reprimimos con algún medicamento. Esto sólo hace al organismo más débil y más vulnerable contra la enfermedad. Esta Ley de Curación de Hering, dice lo siguiente: “toda cura comienza desde adentro del organismo, hacia fuera; de un nivel mental a uno físico; de la cabeza hacia el resto del cuerpo; de los órganos vitales a los menos importantes; y en el orden inverso de cómo los síntomas comenzaron a surgir a través de la vida de la persona”. Cuando una persona experimenta una crisis de sanación, es esencial brindarle a este proceso suficiente atención para promover una rápida eliminación de cualquier toxina o elementos de enfermedad que se estén manifestando en las flemas, como catarro, moco, inflamación de ganglios, fiebre, etc. Esta es la manera natural de componer algo que estaba mal por dentro. También es conocida como “proceso inverso”. Cualquier cosa que ha sido reprimida del organismo por años (por ejemplo alguna enfermedad que durante la infancia fue reprimida con medicamentos), se licua y es eliminada por los canales normales de eliminación. Conforme el cuerpo mejora, la fuerza vital puede, de manera imprevista, disparar otros procesos de limpieza. Incluso puede experimentar crisis de sanación continuas durante algún tiempo. Cada vez que las toxinas acumuladas son eliminadas, se podrá experimentar nuevos niveles de vitalidad. En caso de que la persona experimente malestares inaceptables por este proceso temporal, deben consultar a un especialista y/o médico que conozca de los procesos de desintoxicación, ya que sería una lástima dejar de usar O2 debido a que no se esta preparado e instruido para experimentar la desintoxicación. Por otro lado, si la persona no experimenta respuestas o desintoxicación después de tomar O2, generalmente se debe a que está trabajando de manera silenciosa. La siguiente tabla es una comparación entre una crisis de enfermedad y una crisis de sanación. Crisis de Enfermedad

 

• Comienza gradualmente y se desarrolla durante un periodo de unas pocas horas o días. En pocas ocasiones puede ser durante meses o años. Resulta por el abuso, mala vida, malos hábitos alimenticios, abuso de medicamentos, etc. Generalmente dura más de 3 días. Se presenta una eliminación ineficiente o inexistente. Generalmente los síntomas son diferentes a lo que se ha experimentado antes Después de la crisis, siempre hay un periodo de convalecencia. Si hay algún tejido dañado, no se regenera o lo hace parcialmente y después de algún tiempo. Los médicos tradicionales pueden aliviar o agravar la crisis, usualmente por medio del uso de medicamentos (para reprimir la crisis). La cronología de la crisis es diferente e impredecible cada vez, y después de la crisis, la persona se siente peor de lo que se sentía antes de la crisis. Una persona puede morir en una crisis de enfermedad.

 

Crisis de Sanación Comienza súbitamente, tras una sensación de perfecta salud. Resulta a partir de un programa de salud prescrito o comienza súbitamente, a veces, después de dejar de tomar medicamentos. Generalmente dura de 1-3 días. Se presenta una perfecta eliminación. Se repiten los viejos síntomas, en el orden inverso en que aparecieron durante una “crisis de enfermedad” a lo largo de la vida de la persona. Después de la crisis, la condición mejora rápidamente. Cualquier tejido dañado, casi siempre, se regenera después de unas pocas semanas o meses. Un doctor nada puede hacer para aliviar la crisis. Sólo puede ser un observador imparcial, un consultor y consejero.

 

La cronología de la crisis es definitiva, siguiendo lo que establece la Ley de Curación de Hering, y después de la crisis la persona se siente más joven y con mucha energía. Una crisis de sanación jamás termina en la muerte. Durante una crisis de sanación, puede sentirse sin energía. Esto, probablemente, se debe a que su organismo se está limpiando restaurando y/o regenerando a niveles celulares profundos y empleando una gran cantidad de energía para esto. Si se continúa tomando O2 y se toma suficientes líquidos, se ayudará al organismo a sobreponerse a esta crisis. Después de la crisis de sanación (que puede ocurrir de 1 a 7 días), Se experimentará mayor energía de lo que se ha sentido en años. Si la crisis de sanación persistiera por más de 2 semanas, es importante consultar al médico que tenga experiencia en los procesos de desintoxicación y las crisis de sanación.

¿Qué sucede con el Hidrógeno naciente?

Los átomos de hidrógeno naciente son empleados por el organismo para diversas funciones como la irrigación, generación y fortalecimiento de las células y los órganos; previenen la inflamación al promover la ósmosis, humedecen las superficies de los pulmones para una mejor difusión de los gases; además de regular la temperatura corporal.

 

El hidrógeno es esencial para los procesos digestivos, asimilación y eliminación, también para el transporte de nutrimentos por las arterias al cerebro y todos los tejidos. Una persona que pesa 80 kgs, tiene unos 7 kgs de hidrógeno en su cuerpo. Nuestro cuerpo, normalmente obtiene hidrógeno del agua, otros fluidos, frutas y vegetales. La falta de hidrógeno lleva a la deshidratación de la célula, lo que ocasiona sequedad extrema y calor extremo en los nervios. Debido a la deshidratación, la falta de humedad y nutrientes grasos que no se asimilan correctamente, da como resultado una disminución de la masa encefálica, arrugas en el rostro, sequedad de mucosas y/o calambres.

 

Una falta de hidrógeno puede dar como resultado en condiciones de salud deterioradas como son: la gota, el reumatismo muscular, la confusión mental, rigidez del cuello, irritaciones en la piel, dolores articulares, inadecuada regulación de la temperatura, uñas demasiado gruesas e irregúlares, necesidad de trabajo pesado, propensiones a los narcóticos o el alcohol, inhabilidad para contener los esfínteres, predisposición a la epilepsia, demacración, sonidos o zumbidos en los oídos, pérdida del olfato, lengua estriada y entumecida, poca sudoración, falta de sed y claras preferencias por lo salado. O2 provee al organismo con hidrógeno naciente y puede contribuir a combatir estas condiciones.

¿Cómo es que O2 equilibra mis sistemas?

Cuando hablamos de equilibrar a una persona, nos referimos a todos los sistemas, como el físico, eléctrico, químico, biológico, intelectual, emocional, psicológico, espiritual, metafísico, etc. O2 es notable porque funciona al equilibrar al individuo en todos estos niveles.

 

O2 funciona al nivel físico al proporcionarle a nuestro organismo los minerales esenciales para la constitución del cuerpo.

Funciona a los niveles eléctrico y electromagnético al incrementar las frecuencias vibratorias de todos los órganos, fortaleciendo así el sistema inmune y contribuyendo a que el sistema nervioso funcione más efectivamente. Funciona a nivel biológico mejorando los procesos de este tipo, como la digestión y los procesos metabólicos, debido a la acción de sus enzimas. Y también funciona al nivel químico al proveer de aminoácidos al organismo para la construcción de proteínas.

 

Estos son algunos ejemplos simples que también tienen efectos benéficos significativos en todos los demás sistemas. Más aún, debido a la sorprendente formulación exclusiva de O2, aunque se prepara con una solución bastante ácida (pH 0.3), en cuanto hace contacto con las enzimas de la saliva, se transforma y neutraliza los fluidos en la boca, llegando a un pH de 7.0. Pruebas hechas con papel testigo muestran que independientemente del pH de la persona, el O2 inmediatamente lo equilibra y normaliza.

¿Cómo es que O2 me proporciona Oxígeno?

O2 permite que se genere oxígeno naciente por medio de la disociación de algunas moléculas del agua que se encuentra en el cuerpo, formando así átomos de oxígeno e hidrógeno nacientes.

Lo anterior, significa recién nacido; y en términos bioquímicos, un átomo de oxígeno recién nacido tiene carga negativa (O-). Los radicales libres (que según varios científicos, son la principal causa del proceso de envejecimiento y las enfermedades degenerativas) tienen carga positiva (O+).

 

El átomo de oxígeno naciente (O-) es atraído al radical libre (O+), formando así moléculas de oxígeno (O2) puro a nivel celular, donde se requiere para los procesos de limpieza celular. Por ejemplo, combinado con un átomo de carbono, forma dióxido de carbono (CO2), el cual se elimina por el proceso de respiración.

¿Cómo absorbe mi cuerpo el O2?

Los nutrientes en O2 están en forma coloidal.

Las partículas en un coloide son diminutas (de 4-7 nanómetros de diámetro), y debido al fenómeno del movimiento Browniano, adquieren una carga negativa y permanecen suspendidas en el líquido. Debido a que la mayoría de nuestros fluidos corporales (como la sangre y la linfa) son coloidales y con carga negativa, el organismo percibe al O2 como un fluido normal saludable, y le permite entrar, junto con sus nutrimentos, al torrente sanguíneo. Esto sucede de manera directa e inmediatamente, a través de las sensibles membranas de la boca, garganta y esófago.

 

Este sistema micro-activado, altamente eficiente, permite que más del 95% de los nutrimentos en O2 puedan ser absorbidos rápidamente y empleados a nivel celular. Esta tasa de absorción es muy alta, comparada con los porcentajes de las tabletas del 25% y las capsulas del 30%; ya que en estas últimas, sus contenidos son absorbidos en el sistema digestivo después de que varios ácidos y procesos digestivos los han descompuesto en sus componentes esenciales.

 

Más aún, debido a que el O2 es coloidal, la semejanza entre éste y los fluidos corporales incrementa la bio-disposición de nutrimentos del O2 a cada célula de nuestro organismo. Esta incrementada disponibilidad de nutrimentos, junto con la actividad bioquímica mejorada, permite que el organismo funcione de una manera mucho más eficiente y normal.